Unos espaguetis para celebrar

Hace algunos días reuní a mis amigos y amigas de la universidad para celebrar mi cumpleaños. Se trataba de una reunión informal, pero quería invitarlos a todos y todas a comer en casa. Toda la vida me he preciado de buen cocinero, así que quería ostentar mis utensilios nuevos. Siempre que economía de la casa me lo permite, adquiero algún instrumento de cocina. Este último mes he comprado una inmensa cacerola para hacer espaguetis. Se trata de un viejo anhelo que tengo, pues me encantan las pastas y las reuniones de amigos, así que lo mejor que hice fue unir ambos amores, ¿no les parece?

Los spaghetti, como se escribe en italiano, no son más que cuerdas largas y finas de sección circular. Esta pasta probablemente sea una de las más conocidas en el mundo entero. Es muy sabrosa, y fácil de realizar. En casi imposible que unos espaguetis te queden mal, en serio. Lo mejor es que te pongas las pilas y vayas al mercado ya mismo. Existen muchos tipos de espaguetis. Las marcas más reconocidas son las más caras, pero por supuesto, son las más sabrosas. Lo mejor será arriesgarse con la que mejor nos parezca, hasta dar con la marca que más nos guste.
Por ejemplo, podemos escoger entre los spaghettini, muy finitos e ideales para los niños. Además, podemos encontrar los spaghetti, que son las pastas usuales de toda la vida. Otro tipo son los spaghettoni, mucho más gruesos y famosos por su buen sabor. Para saber cuál es cada uno solo debemos verificar el diámetro de las pastas. Cada plato requiere un tipo de pasta de diámetro distinto, por lo cual es mejor verificar las dimensiones antes de la cocción. En el caso de que tomemos la pasta incorrecta, el plato se puede malograr por mucha o poca cocción.
No debemos confundir a los espaguetis con los macarrones o los tallarines. Los primeros tienen forma cilíndrica y hueca. Por otro lado, los segundos tienen forma plana. En sentido general son muy sabrosos, en dependencia de la manera que se sirva.
Como dije más arriba, es muy difícil que los espaguetis queden mal, ya que su forma de elaborar es muy simple. Básicamente consiste en calentar agua, echar un puñado de sal (al gusto) y aceite (también al gusto), y esperar a que hierva. Cuando el agua este bien caliente se le echan las pastas. La cocción no demora más de diez minutos.
Luego a servir con los ingredientes que se deseen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *