La magia de la cocina española

Si algo enorgullece a los españoles es su herencia culinaria. Todos los extranjeros que han visitado España cuentan de sus grandes avenidas, la música pegajosa, el acento típico de los ibéricos, los grandes museos, los paisajes naturales… Pero siempre quedan fascinados ante la majestuosidad de la culinaria española. Entre los platos salados y dulces, los españoles proponen a los visitantes una variedad en la mesa que reta a los más atrevidos. El paladar quedará seducido por siempre ante la dieta ibérica de los españoles. En el post de hoy quisiera proponer un repaso por los principales postes de la cocina española. La idea es que alguno de mis lectores se entusiasme y realice alguno de los que mencionaré. La cocina es una aventura muy agradable, déjense seducir que vivirán una vida nueva.

Comenzaré por decir que la repostería de España hace referencia a los dulces realizados como parte de las tradiciones españolas. A diferencia de otras culinarias, la española tiene un fuerte arraigo en la repostería, de la que se tiene conocimiento desde tiempos inmemoriales. Los historiadores apuntan a la gastronomía sefardí y la gastronomía de al-Ándalus como las granes maestras de la cocina española, por la gran cantidad de platillos y modos de hacer que heredó, producto del sincretismo social y cultural.
La gastronomía de al-Ándalus fue desarrollada por los musulmanes que ocuparon el territorio español durante varios siglos de la Edad Media. Entre los alimentos básicos de la gastronomía de al-Ándalus se encuentran las carnes, los pescados y los mariscos, los cereales, las legumbres, las hortalizas y las verduras. Como podrán notar, muchos de estos alimentos forman parte de lo que hoy llamamos dieta mediterránea.
Por su parte, la gastronomía sefardí se enraizó en España gracias a la presencia extendida de judíos en territorio ibérico. Este tipo de cocina tiene elementos compartidos con la cocina árabe y turca. Entre las especies más empleadas en la cocina sefardí se encuentra el azafrán, que da un sabor y color especiales a los alimentos. Otras especies que heredamos actualmente son delicias como el comino y el cilantro. Para la elaboración de la repostería los sefardíes ya contaban con la famosa e imprescindible canela, así como la ralladura de distintos cítricos (como es el caso del limón, la lima o la naranja), que da un sabor delicioso a los postres ibéricos.
Igualmente, todos los platos que hoy disfrutamos con berenjena, tienen su origen en la simbiosis cultural entre españoles y judíos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *